Etiquetas

, , , , , , , ,

En formato de tres páginas completas y con el señalamiento de “publicidad”, la prensa ha venido publicando el llamamiento de centenares de personas, muchas de ellas conocidísimas de los mundos de la cultura, el arte y de  profesiones liberales, para la formación de un gobierno de progreso, por un acuerdo del PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos.

Dejando aparte qué cosa sea progreso, habrá que hacerlo también con lo que sea ir contra él, porque ¿es progreso el comunismo casposo de Podemos y de IU?, ¿es progreso la deriva desnortada del PSOE? ¿es el PP anti-progreso?

Lo cierto es que en función de los resultados del 26-J, ese gobierno preconizado por los requirentes sumaría el apoyo de 188 diputados (85 PSOE, 71 Unidos-Podemos y 32 Ciudadanos), pero el engranaje de ese acuerdo chirriaría por los cuatro costados. Sin embargo sería más que los 170 que apoyan la investidura de Rajoy, pero muchos menos de los 255  -tirando por lo bajo-   que se tienen por “constitucionalistas” (137 PP, 85 PSOE, 32 Ciudadanos y 1 Coalición Canaria).

Ese acuerdo es el que rechaza ere que erre Míster No. ¿No será que ese valor supremo de la constitución le importa menos que otras aspiraciones que obnubilan su bella cabeza?

Ángel Zurita Hinojal

Anuncios