Etiquetas

, , , , , , , ,

Hay un tema de la actualidad política   -internacional pero también española-   que ha merecido poca atención y menos interés tanto para los medios como para sus clientelas.

El Consejo Ejecutivo de la Unesco, aprobó el 13 de octubre una resolución propuesta por Palestina en la que, además de condenar a Israel por la gestión de los lugares sagrados de Jerusalén, se niega todo vínculo entre el Monte del Templo de Jerusalén y el judaísmo, considerándolo únicamente como un lugar de culto musulmán, la mezquita de Al Aqsa. La votación se desglosó entre 6 votos negativos (Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Holanda, Lituania y Estonia), 26 abstenciones (señaladamente España y Francia), 2 ausencias y 24 aprobaciones (Omán, Katar, Sudán, Marruecos, Egipto, Argelia y Líbano entre los más significados)

El lugar es el tercero sagrado del islam tras La Meca y Medina, y en él se construyó la mezquita. Sobre el solar, también lugar sagrado para los judíos, se alzaron los templos de Salomón y Herodes. De ahí el nombre de Muro de las Lamentaciones para el único que subsiste.

muro-lamentaciones

Así pues, por decisión de la Unesco, a partir de ahora Israel no tiene conexión con el Monte del Templo y el Muro de las lamentaciones.

El presidente israel rechazó la propuesta poco antes de conocerse el resultado de la votación, y afirmó  que no hay foro en el mundo que pueda negar la conexión entre el pueblo judío y Jerusalén y que cualquier organismo que lo haga, simplemente se avergüenza a sí mismo. Podría haber añadido que la resolución equivaldría a otras que negaran el vínculo entre París y su Arco del Triunfo o entre Córdoba y su Catedral-Mezquita. Pero también que es ingrato además de estéril tener que argumentar lo obvio.

Tan obvio como que los cristianos tendríamos que usar anteojeras y tapones de oídos para asumir la resolución: En el templo judío  del que el Muro de las Lamentaciones es el último vestigio, fue presentado Jesús a los sacerdotes y de su atrio expulsó a los mercaderes y cambistas que lo mancillaban. Jesús era judío. La historia se puede tergiversar pero no cambiar.

muro

Parece que existe la oportunidad de rectificar en otra votación que tendrá lugar próximamente en Ankara. Creo que a los israelíes les da igual y a mí me bastaría con que lo hiciera España.

Ángel Zurita Hinojal

Anuncios